El servicio del agua vs la voracidad de los gobiernos depredadores

Frente de Batalla

El agua es la fuente de vida en el planeta, su buen uso y conservación garantizan una vida digna. La ONU lo ha reconocido como un derecho humano al determinar que es indispensable para asegurar un nivel de vida adecuado y que está directamente relacionado a los derechos a la salud, a la alimentación y a la vivienda.

 

Los derechos humanos son la herramienta jurídica más avanzada para proteger los intereses vitales de las personas; cuentan con la legitimidad del Estado ya que son su cimiento, razón de ser y finalidad. Por lo tanto, estos derechos son en sí mismos un programa de gobierno que, de no cumplirse, los ciudadanos podemos reclamar judicialmente.

 

Son deberes y obligaciones para todas las autoridades del Estado, que deberán evitar interferir en su ejercicio y deberán hacer todo lo necesario para garantizarlos (alimentación, salud, agua, medio ambiente, etc.).

 

El agua es un bien económico puesto que, siendo limitado y escaso, lo usamos en actividades productivas como la agricultura, la ganadería y la industria, Es un bien común: pertenece y debe responder a los intereses de todos los integrantes de una comunidad.

 

La prestación del servicio público de agua potable, alcantarillado y saneamiento es de competencia exclusiva del municipio, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

La voracidad y el espíritu depredador de los gobiernos panistas pretenden adueñarse del servicio de agua pasando por encima de la población y sobre todo por encima de la autonomía municipal.

 

La administración estatal anterior inició en 2013 la privatización del servicio de agua potable en Puebla, otorgando a la empresa “Concesiones Integrales” contrato por 30 años para prestar el servicio en 25 municipios del estado.

 

Es momento de tomar las medidas correspondientes para evitar que la maquinación político-económica mediante la que se entregó el servicio de agua a “Concesiones Integrales” se repita en el resto de nuestro estado. Los poblanos no podemos permitir que se vulneren nuestros derechos y los ayuntamientos deben hacer valer su autonomía municipal que es la base de nuestro sistema federal.

 

Desde mi trinchera hago un llamado a los 217 ayuntamientos para defender esta causa, a través de los recursos que la ley contempla. De igual manera he exhortado al gobierno del estado para que transparente las bases y modalidades, por las cuales llevó a cabo el proceso de privatización en 25 municipios en 2013 a favor de la empresa Concesiones Integrales.

 

El agua es un recurso natural y un derecho humano que nos pertenece a todos y no es negociable para unos cuantos.

 

Vamos por la defensa de la economía familiar, ésa es la causa y ésa es la lucha a favor de los poblanos.

estado Puebla Agua Estados Unidos
Scroll to Top