galerias

Protestas paralizan Quito

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, tuvo que abandonar la sede del gobierno en Quito y trasladarse a Guayaquil ante el arribo de miles de personas que protestan por la eliminación de subsidios a los combustibles y la consecuente alza de su precio.

El martes 1 de octubre, Moreno anunció la eliminación de subsidios al diésel y la gasolina extra, además de medidas económicas y propuestas de reformas laborales para “corregir graves errores” en la administración del país.

El miércoles, un día después del anuncio de Moreno,  unas 300 personas, entre ellas estudiantes y opositores, se reunieron frente al Banco Central en Quito para rechazar la iniciativa gubernamental, tildada de “paquetazo” por los manifestantes, que con pancartas también reclamaron la salida del poder del presidente Lenín Moreno por “traidor”.

Sin embargo, fue hasta el jueves, a la par de un aumento en hasta 123% en los precios del combustible, cuando iniciaron los paros de transportistas, los bloqueos de vías, las protestas de indígenas, sindicatos y estudiantes. También se han presentado ocupación de pozos petroleros, ataques a comercios y choques entre manifestantes y policías.

El gobierno de Moreno suspendió clases desde el miércoles y decretó “estado de excepción” durante 60 días que permite al gobierno establecer al territorio ecuatoriano como zona de seguridad, suspender o limitar derechos como el de la libre movilidad o imponer la censura previa para la prensa.